694 43 10 10INFO@TOLEDONATURA.COM

Código Ético

Home / Birding o Birdwatching / Código Ético

Principios básicos del desarrollo de nuestras actividades ecoturísticas:

El ecoturismo se define bajo los siguientes parámetros, a los que Toledo Natura se acoge plenamente:

  • Se realiza principalmente en áreas naturales.
  • Minimiza el impacto ambiental y cultural contribuyendo a su conservación.
  • Promueve una conciencia ecológica, ligada a una ética y responsabilidad.
  • Su fin es apreciar o estudiar los atractivos naturales tanto como cualquier manifestación cultural.
  • Por ser de bajo impacto se debe hacer a menor escala permitiendo así que sea localmente orientado.
  • Al poder autogestionarse permite una alta sustentabilidad, ya que los beneficios se reinvierten en la conservación de dichas áreas, permitiendo así el fortalecimiento de las comunidades locales.

 Es por tanto un modo de turismo responsable y comprometido que entre las principales referencias a escala internacional tienes las siguientes:

  • La Carta de Lanzarote (Canarias en 1995), producida por los asistentes a la Conferencia Mundial de Turismo Sostenible de la ONU, que expresa que siendo el turismo un potente instrumento de desarrollo, puede y debe participar activamente en la estrategia del desarrollo sostenible. Una buena gestión del turismo exige garantizar la sostenibilidad de los recursos de los que depende.
  • El Código ético mundial para el turismo ecológico contenido en los artículos 3 y 4 del código adoptado por la resolución A/RES/406(XIII) de la decimotercera Asamblea General de la Organización Mundial del Turismo (Santiago de Chile, 27 de diciembre-1 de octubre de 1999).

En las áreas objeto del proyecto, la presencia de Espacios Naturales Protegidos es sobresaliente (espacios Red Natura 2000, Refugios de Fauna, Reservas Fluviales, Monumento Naturales, etc.) y será en estos espacios donde se centrarán la mayoría de nuestras actividades de observación. Los terrenos que conforman cualquier espacios pueden ser tanto de titularidad pública como privada teniendo además sus propias normas (PORN y PRUG Plan de Gestión) que establecen una zonificación del territorio en su integridad y unos usos para cada una de las zonas, pudiendo haber ordenado también planes concretos de uso turístico.

Estas normas y regulaciones habrán de ser siempre tenidas en cuenta. Además de ello, a la hora de programar cualquier tipo de observación de la naturaleza dentro de un espacio natural protegido o no, bien sea a título privado o como consecuencia de la programación de un paquete de turismo ornitológico, habremos de considerar la normativa que protege a las especies silvestres, sean de fauna o de flora (1).

Ceballos, Gallardo y Maynar (2010) establecieron todo un procedimiento básico para la práctica, individual o en grupo, del birdwatching en cualquier espacio natural protegido, que se puede extrapolar a la observación en general y el disfrute de la naturaleza, y que consistiría en:

a) Antes de llegar al Espacio Natural:

1. Conocer la normativa y regulación que afecta tanto al espacio como a las especies que pretendemos observar.

2. Solicitar los correspondientes permisos mediante el correspondiente formulario establecido al efecto. Primero ante la/las autoridades competentes y segundo, si tenemos que utilizar o atravesar alguna propiedad privada, también del propietario del terreno.

3. Conocer si existe un calendario establecido para realizar la actividad o limitaciones para algunas de las prácticas sobre el terreno.

4. Solicitar el plano o folleto donde venga señalado el equipamiento de uso público del ENP.

5. Es de toda conveniencia poder hablar con los agentes de la guardería, pública y/o privada, pues mejor que de ellos de nadie podremos obtener información precisa sobre nuestras aspiraciones. Siempre deberemos hacer caso a sus indicaciones y tener en cuenta sugerencias.

 

b) Sobre el terreno:

 1. Deberemos llevar con nosotros el/los permiso/s obtenido/s.

2. Acatar lo establecido en el/los permiso/s obtenido/s y las indicaciones de la guardería. A ser posible deberíamos anunciarles de nuestra llegada.

3. Si existen cancelas en los accesos y/o itinerario que vayamos a realizar, solicitar su apertura si tiene candado y dejar la cancela tal y como nos la hayamos encontrado si se encuentran abiertas.

4. Desplazarnos en el territorio a través del itinerario establecido o del equipamiento de uso público (senderos) existente.

5. Utilizar adecuadamente y con total urbanidad el equipamiento de uso público que utilicemos (senderos, observatorios, etc.).

6. Deberemos desplazarnos tratando de pasar lo más desapercibidos posible, evitando ruidos y sonidos innecesarios, cuidando la integridad de la vegetación circundante, etc.

7. Si durante nuestro recorrido hemos observado alguna infracción de la ley de otras personas o situación rara o anómala de especies silvestres, a nuestra salida deberemos comunicarlo a los agentes de la autoridad competente.

 

Todos estos aspectos serán objeto de estricta observación en todos y cada uno de los ámbitos de nuestra actividad.